When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Cuatro leyendas que merecen un comeback

por Juan Sanguino.

¿Por qué las estrellas nunca asumen que están acabadas y siguen intentando volver a ser famosos? Porque si hay un lugar en el mundo en el que es posible volver a lo más alto después de haber dormido en la calle ese es Hollywood. Tocar fondo es parte esencial del ciclo natural de las estrellas:

1. Llegas a Los Angeles después de haber dejado la universidad porque SABES que tú sí vas a triunfar.

2. Te atracan.

3. Trabajas como stripper/friegaplatos. En tu biografía, cambiarás esta profesión por camarero o modelo. También es de pobres pero tiene más encanto y es más “sueño americano”.

4. La industria decide que eres tan guapa que te van a regalar una carrera en el cine, y una fama que no te mereces y que en absoluto vas a saber gestionar.

5. Ganas un Oscar (chicas), te nominan a un Oscar (chicos).

6. Metes la pata: un escándalo sexual, un arresto por conducir borracho o una película con M Night Shyamalan.

7. Haces televisión. Te nominan a un Globo de Oro.

8. VUELVES.

comeback 1

Tic tac, Mila Kunis. TIC TAC.

Completar el ciclo no es fácil, la mayoría mueren en el intento. Sobre todo los niños prodigio de los 90 (Macaulay Culkin lleva 20 años burlando a la muerte en un constante Destino final). ¿Pero en qué creéis que pensaba Kate Bosworth cuando dormía en el sofá de Gwyneth Paltrow después de que la desahuciaran? En Reese Witherspoon, en Mickey Rourke y en Naomi Watts. Todos ellos supieron mantener la cabeza fría cuando su agente dejó de cogerles el teléfono y su única amiga era su asistenta. Todos esperaron su oportunidad, conscientes de su talento, pues en Hollywood no hay nada que les guste más que una ex-estrella que demuestre que desea ser famosa por encima de todo.

comeback 2

Kate Bosworth intentando que la confundan con Jessica Chastain y le hagan caso.

Hoy quiero reivindicar esos actores cuya mágica presencia en el mundo nos hicieron olvidar nuestras apestosas vidas durante los 90 (tuve una infancia difícil, ¿vale?), y por ello se merecen una nueva oportunidad. Y no me refiero a calaña como Alicia Silverstone, Val Kilmer, Neve Campbell, Ryan Phillipe o Christian Slater, que en realidad nunca debieron salir del aparcamiento de caravanas en el que vivían. Mientras que Meg Ryan, Melanie Griffith, John Travolta y Renee Zellweger prefieren parecer alienígenas, y con suerte empezar una nueva carrera con otro nombre y otra cara (“cara”), estas cinco estrellas se han mantenido fieles a sí mismos, y Hollywood les ha sustituido cruelmente por estrellas que saben que la única forma de seguir siendo famosos es aparecer en películas de Marvel o ser Leonardo DiCaprio.

He dejado fuera a la musa de esta columna (Free Winona 4ever), porque merece su propio artículo y sinceramente, nunca fue tan famosa en realidad como en nuestra cabeza. Quizá algún día escriba la versión basura de este artículo con zorras como Rebecca de Mornay o Mary-Kate Olsen, pero hasta entonces:

Susan Sarandon

Susan no tenía un físico fácil. Nadie quería verla en comedias románticas (tiene pinta de dar miedo en la cama y provocar gatillazos; ningún hombre en Hollywood estaba a su altura), era fuerte pero demasiado cabreada para ser heroína de acción, y ninguno de sus éxitos de taquilla fue gracias a ella. Encima era una roja bastante bocazas, por lo que la vetaron de los Oscars en plan “no te pongas tonta, perroflauta”.

comeback 4

“Nostras parimos, nosotras decidimos (no ponernos acondicionador)”

Pero había algo reconfortante en Susan Sarandon, algo que te hacía sentir que si ella estaba de tu parte todo iba a salir bien. Algo que te daba ganas de llamarle “mamá” aunque no la conocieras de nada. Claro que al final igual acababas escaldada (Thelma y Louise, Pena de muerte, Quédate a mi lado), pero Susan siempre era esa mujer valiente y fiel a sus ideales que solo utilizaba las armas de fuego para hacer justicia (y arruinar su vida). Thelma y Louise sigue siendo una de las películas con más calado social y emocional de Hollywood.

comeback 3

Thelma y Louise 2: El coche tenía alas.

Cuando el cine prefirió retratar mujeres que se hacían las duras pero que no eran nada sin un hombre, no hubo hueco para una mujer con las agallas de Sarandon. Ha acabado haciendo de abuela de Melissa McCarthy, el trabajo más denigrante del mundo junto con ser la esteticién que depila a Melissa McCarthy.

Michelle Pfeiffer

Como el resto de mujeres de esta lista, Michelle triunfó porque se negó a limitarse al papel que Hollywood tenía preparado para ella. La que fue la actriz más guapa del mundo (pero guapa en plan “la han creado los dioses”, no en plan “tu prima del pueblo se ha venido arriba” como Natalie Portman) tenía una cara inolvidable y fascinantemente sensual, lo cual la empujó inevitablemente a papeles de zorras manipuladoras que follaban en la primera cita. Y me refiero a DURANTE la primera cita, antes del postre. Y aquí la palabra clave es “tenía” una cara.

comeback 6

Esta es la foto que Tara Reid lleva a su cirujano.

Michelle quería más y fue una poderosa heroína romántica, regalándonos los ojos vidriosos más descorazonadores del cine. Mujeres luchadoras, que ni querían ni podían evitar ser ellas mismas, exhaustas de que el mundo las juzgase por ser estar un poco chifladas: Madame de Tourvel, Susie Diamond, la condesa Ellen Olenska, Catwoman…

comeback 5

“Me lo trago”

Su carrera modeló el formato que seguiría la siguiente generación de actrices: dramas de época, peli de superhéroes, comedias románticas y acción pretenciosa. Culminó en 1995 cuando protagonizó Mentes peligrosas, la película definitiva de “mujer blanca y guapa que ayuda a gente pobre y fea” que tantas alegrías le daría a Julia Roberts y Sandra Bullock. A Michelle, en cambio, le empezó a ir todo de pena. Le cogió gustillo a ser millonaria y encadenó tantas comedias románticas de manual (cuando las comedias románticas podían estar protagonizadas por mujeres mayores de 19 años) que cuando quiso volver al drama adulto que curiosamente dominó su carrera cuando era joven (el proceso suele ser inverso) ya nadie la estaba esperando.

Como estaba tan aburrida, le dio por operarse, y aunque mantiene esa fotogenia sobrehumana, ahora parece un travesti que imita a Michelle Pfeiffer. Parece que su cara no era tan inolvidable. Ella desde luego ni se acuerda. Una verdadera pena, sin remedio.

comeback 7comeback 9comeback 8

Ritual de belleza matutino de Michelle Pfeiffer.

Jodie Foster

Sin quitar mérito a Michelle Pfeiffer, las hay que tienen una genética fabulosa y con eso tienen media carrera hecha. Jodie no es una de ellas: pequeña, escuálida y con cara de liendre, su físico pegaba más como abrillantadora de zapatos en una bolera con una camisa XL que como estrella de cine. Pero qué actriz. La torpe prostituta de Taxi Driver quería ser fuerte, y nosotros protegerla.

Ahí es donde encontró la cualidad que marcaría su filmografía. Jodie no es un ser superior inalcanzable, es una mujer que al principio de la película de coge de la mano y te dice “te voy a contar mi historia, y vas a vivirla conmigo”. Por eso podía sacar adelante personajes que otras actrices tenían miedo de abordar, porque no era una actriz en pantalla, era una mujer de verdad. Jodie te convencía de su forma de ver el mundo, y sin darte cuenta estabas sufriendo con ella.

comeback 10

” -Bésame, Jodía Foster.
-Dios, acabo de hacerme lesbiana”

Nadie aguantaba los primeros planos como ella, ni luchaba con tanto coraje sin perder la templanza. Entregándose a sus directores sin miedo, Jodie se labró un lugar privilegiado en Hollywood que hasta ahora solo ha igualado Jessica Chastain: no solo sabes con certeza que puede hacer cualquier cosa, pues su cara es un lienzo en blanco, sino que sin duda su presencia en un reparto hará que sea automáticamente mejor película. Que Jodie Foster no haga películas significa que no podemos tener cosas bonitas.

comeback 11

” -¿Dónde está mi hija??
-Señora ya le dije que tenía que facturarla como equipaje de mano.
-Mira no vuelvo a volar con Ryanair.”

 

Harrison Ford

No es que Harrison Ford sea la mayor estrella del Hollywood moderno. Es que podrías dividir su carrera, repartirla entre 10 actores y seguirían siendo 10 super-estrellas. La magnitud de su impacto en la cultura popular no puede medirse con baremos normales, porque nadie ha llegado tan lejos como él. Protagonizó las dos sagas más famosas de la historia, la que probablemente sea la mayor película de culto jamás rodada (Blade Runner), fue Liam Neeson antes que Liam Neeson se convirtiese en un género en sí mismo (Frenético, El fugitivo), y elevó el nivel de las sobremesas de fin de semana con multitud de personajes cuya bondad y honradez varoniles dieron esperanza a millones de señoras de mediana edad de todo el mundo.

comeback 12

“Ahora mira a tu marido y siéntete una desgraciada”

Han Solo e Indiana Jones no son solo los héroes de acción más carismáticos de la historia. Son iconos en cuyo reflejo se siguen escribiendo personajes hoy en día. Y le deben mucho a Harrison, un actor limitado pero con una presencia en pantalla carismática, socarrona y entrañable. Harrison nunca ha interpretado personajes con grises morales, ni le ha hecho falta. Él representa el triunfo del sueño americano más honesto y sencillo, tremendamente viril sin ir de macho, innegablemente atractivo sin querer explotar su erotismo.

comeback 13

“Solo me hace falta este dedo para ser más famoso que Dios”

El oscuro e incómodo cine de los 2000 (heredero del cine de los 70, cuta sordidez desapareció con el optimismo que representaban estrellas como Ford) no encontró hueco para él, que se retiró a descansar y a comerse la comida que se dejaba Calista Flockhart en el plato. Se lo merece. Ya es una leyenda, y su crepuscular presencia en El despertar de la fuerza será el mejor homenaje que Hollywood puede hacer a su estrella más brillante.

También servirá para recordarnos ese cine ingenuo, que no temía emocionar a todo tipo de público, en el que los héroes nunca decidían serlo, pero asumían su destino con valentía y mucha guasa. Es cuestión de tiempo que le den un Oscar Honorífico, y el montaje-resumen de su carrera dará para dos galas.

comeback 14

” -Hola cari.
-¿Calista? Joder llevo media hora pensando que eres Michelle Pfeiffer”

Han disparó primero, y disparó bien fuerte. Y cuando pasen las modas, volverá para salvar el cine de entretenimiento y dejar claro que a día de hoy, 40 años después, Hollywood sigue sin haber encontrado una estrella como él.

12
2
  • Zisterna

    Harrison es el puto amo, un día llegamos a esa misma conclusión enumerando todas las pelis épicas en las que sale y esque aparece incluso en Apocalipsis Now! El cine de los 80 son él y Chuache.

  • Don Pepe Paco

    El autor patético dijo: “no me refiero a calaña como Alicia Silverstone, Val Kilmer, Neve
    Campbell, Ryan Phillipe o Christian Slater, que en realidad nunca
    debieron salir del aparcamiento de caravanas en el que vivían”

    Hace falta ser MUY HIJO DE PUTA y saber muy poco de cine (esto segundo es algo secundario, valga la redundancia), para soltar tal gilipollez.